Este jueves 21 de diciembre tendremos solsticio, que es una especie de pausa cósmica por parte del sol y  que marca un cambio estacional. Se dará inicio oficialmente al invierno en el hemisferio norte y en el hemisferio sur la llegada del verano. El  solsticio de invierno simbólicamente  nos invita a conectamos con la oscuridad, con el ir más despacio, con el “resguardarnos”, estar en contacto pleno con nosotros mismos, ir hacia dentro, entrar en silencio, vernos, ver especialmente lo que está muy dentro y solemos no ver en la profundidad de nuestro ser, en medio de la oscuridad. 

El solsticio es entonces un portal de energía, que marca el inicio de un nuevo ciclo, un portal con energía disponible para todos y que solo es realmente aprovechada por quien se hace consciente de esta energía y se conecta a ella.

Ahora, creo en los rituales como un espacio bonito, sagrado y transformador  en la medida que nos permitimos hacer consciencia de lo que realmente estamos haciendo, no es hacer por hacer, escribir por escribir, quemar por quemar, es ser conscientes a través del ritual, es darnos cuenta de algo para luego activarnos, movernos, ponernos en marcha, actuar.

Así que para aquellos que conscientemente desean conectarse a la energía del solsticio y llevarla a su vida, aquí les dejo:

*Crea un espacio sagrado que te ayude a conectar contigo mismo. A mí me resuena mucho, encender una vela blanca, poner uno de  mis mantras favoritos, que el espacio tenga aroma a lavanda, tener cerca las cartas de mis ángeles. Tener a la mano lápiz y papel.

*Reconoce la presencia de la Luz Divina, de  tus ángeles y tu alma sabia allí dónde estás. Respirando profundo, sintiéndote agradecido por todo lo que tienes y por quien eres. Mirando a tu alrededor y recordando que en todo está la luz Divina. Deja que tu corazón se expanda.

* Recuerda el propósito de este solsticio: CONECTAR CONTIGO MISMO. Cierra suavemente tus ojos, mantén respiraciones profundas y por los próximos 10 minutos, entra en meditación. Mantén la intención, el deseo de ver aquello en ti que durante este 2017 no has querido ver, no has querido escuchar. ¿Qué es lo que te has guardado? ¿Qué es lo que no has querido ver de ti?…. Podrás encontrar hábitos, patrones, reacciones, actitudes, emociones atrapadas, pensamientos no muy sanos, la forma en la que hablas, como te has relacionado con otros. Experiencias que aun siendo dolorosas no has querido soltar y sigues conservando. Obsérvate sin juzgarte, obsérvate con amor y ternura.

Observa y escucha tus pensamientos, lo que aparece cuando entras en silencio, las imágenes, los recuerdos. Sé consciente de las sensaciones que empiezan a aparecer en ti. Que cada respiración sea un ir más hacia el interior de tu ser.

* Escribe aquello que apareció en ti. Abre nuevamente tus ojos, mantén la respiración profunda y escribe aquello que encontraste de ti. ¿De qué te diste cuenta? ¿Qué es lo que hay guardadito en tu interior? ¿Qué emociones necesitas dejar salir? ¿Qué hábitos son necesarios transformar? ¿Qué pensamientos y actitudes te haría bien modificar?

* Transformar para crear. Dado lo que encontraste de ti, aquello de lo que te diste cuenta; en otra hoja registra tres nuevas prácticas que empezarás a realizar para transformar y llenar de luz lo que encontraste en la “oscuridad”.

Ejemplos: Si encontraste que no has perdonado, ponte en contacto con esa persona y resuelve el pendiente. Si te diste cuenta que siempre caes en la queja, haz una lista de gratitud y comprométete  a quejarte menos. Si reconociste que no estás dedicando tiempo a hacer lo que realmente te hace feliz, da un primer paso para hacerlo e invertir en ti. Si descubriste que sueles postergar, aplazar, no terminar lo que empieces, vuelve a tomar fuerza y empieza, comprométete a cumplir lo que te prometes, a terminar lo que empiezas.

** Quema la hojita con aquello que encontraste en tu meditación de conexión contigo mismo, con la intención de transformar esa “oscuridad” en luz, con la intención de encender el fuego que hay dentro de ti que te lleva a actuar y crear magia en tu vida.

Que este solsticio de invierno te inspire a conectarte contigo mismo, a escucharte, a observarte, a reconocer que es lo que realmente estás necesitando hacer, soltar, decir, sentir, ser. Que este solsticio te acompañe a ver en la oscuridad tu más preciosa luz.