Creo profundamente que la energía de los astros y los ciclos de la madre tierra nos influye, somos uno y formamos parte de todo, así que la energía del cosmos y la naturaleza está en nosotros también.  Con esto, quiero contarte que ayer terminó el año desde el punto de vista astrológico y hoy celebramos el comienzo del nuevo año, con la llegada de la primavera (hemisferio norte) y del otoño (hemisferio sur), lo que conocemos como el equinoccio.

Y como somos uno con todo, vamos a estar conscientes de  cuál es la energía que está en el ambiente para aprovecharla.

Estamos en el momento en que pasamos de un estado a otro, de una estación a otra, de un ciclo que termina para dar paso a un nuevo comienzo.

  • Siente esta energía de transición donde nos movemos de un estado a otro, ahora, pon esta energía de transición en tu vida…¿Qué ciclo llegó a su final, aquello que ya no deseas seguir repitiendo, sosteniendo? El ciclo que se está terminando tiene que ver con tu forma de relacionarte con lo que te rodea, desde este lugar observa*te para ver con claridad en qué relaciones estás cerrando ciclos; puede ser que estés cambiando tu relación con tu pareja, con tu familia, amigos, tu relación con el dinero, con tu trabajo, contigo misma, puede ser que estés cerrando el ciclo con alguna creencia que ya necesitas modificar. ¡Ten presente que  llegó a su final!
  • Si un ciclo está en cierre, es señal que lo nuevo ya está llegando. Son nuevos comienzos con energía fresca, renovada, completamente diferente. Entonces, si ya identificaste que llegó a su final para ti, ahora observa*te para ver con claridad hacia qué nuevo lugar te estás moviendo o quieres mover. Quizás estás en cierre de una relación dependiente y ahora, haces consciencia que deseas moverte (empiezas a hacerlo) hacia una relación de compromiso contigo misma. Así te das cuenta, que una vez más tienes la oportunidad de volver a empezar, de elegir algo diferente, de actuar distinto, de planear, de lanzarte de nuevo a la aventura de crear, de despertar. Nada por lo cual sentirte mal si antes ya  habías  intentado hacer este cambio y crees que no te resulto, recuerda que ahora puedes hacerlo de nuevo, todos estamos aprendiendo. ¡Contágiate de la emoción de volver a intentarlo, hasta lograrlo!

Como estamos pasando de un ciclo a otro, necesitamos que esa transición sea desde nuestro centro, estando presentes y conscientes.

  • Si estás consciente de lo que estás dejando atrás y de lo que estás comenzando podrás sostener*te, nutrir*te  y dejar entrar cada vez más lo nuevo, lo que deseas siendo completamente el creador de tu vida. Para ello necesitamos estar conectadas con nosotras mismas, con lo que estamos sintiendo, con lo que estamos necesitando. Lo mejor para esto es darnos una pausa amorosa para sentir*nos, para volver a nuestro centro, para estar presentes en el hoy, para conectarnos de nuevo con la Divinidad que nos sostiene, con nuestra Divinidad, con nuestros guías espirituales y ángeles.                                                                                               ¡Siempre estamos llenos y rodeados de Luz Divina!
  • ¿Cómo hacerlo? Aprovecha estos días para tener un espacio sagrado contigo misma en meditación consciente y activa; medita a través de tu respiración, pintando mandalas, haciendo yoga, tejiendo, cantando tu mantra favorito, contemplando la naturaleza, cuidando tus plantas; lo que tu escojas que te conecte con tu centro estará bien, sólo disfrútalo y siente cómo te nutres.  ¡Disfruta ese tiempo estando contigo misma!

Así que donde quiera que te encuentres, toma un tiempo para hacer una pausa y contemplar tu vida, toma una respiración profunda, amplia, dándole la bienvenida a la primavera en tu vida, a un nuevo proyecto creativo, a un nuevo amor, a una nueva forma de amar, a nuevos hábitos, a creencias más sanas, dale la bienvenida a una nueva versión de ti misma que revela sin lugar a dudas mucha más luz.

¡Feliz equinoccio para tí!

Sandra.