¿Todos somos Seres Espirituales?

La semana pasada tuve sesión con una chica que está radicada en Panamá y que decidió luego de algunas sesiones, dar inicio a su proceso de coaching. Las conversaciones con ella son preciosas, llenas de curiosidad, con deseo de explorar-se, de explorar su mundo emocional aún con todo el miedo que le genera el abrirse a sus emociones.

 
La conversa en algún momento se fue hacia el área de pareja y dijo: «Me gustaría que la próxima pareja que llegue a mi vida, sea una persona muy espiritual» … Le contesté: ¿a que te refieres con una persona espiritual?… A lo cual ella responde: «Una persona que medite, si es posible que haga yoga como yo, que sea consciente, que sea cercano a Dios, que ojalá vaya a terapia también para que lo ayuden con sus temas , que sea un buen hombre«…. Le digo: bien y ¿cuál es tu deseo real detrás de que sea una persona espiritual? ¿para qué?…. Tras unos minutos, ella responde: «para que sea una relación que funcione y no me haga sufrir«… Silencio… y luego de algunos segundos a las dos nos dió risa, mucha risa!!!! …. En ese silencio…ella solita vió lo que antes no estaba viendo.
 
Ella me ha permitido compartirles esto que les he contado y la otra parte de nuestra conversación. TODOS somos seres espirituales, no somos más espirituales que otros si vamos a terapia o a coaching, si meditamos o no, si somos o no cercanos a Dios, no somos más espirituales si creemos en los ángeles, si hablamos con ellos, no somos más espirituales si hacemos yoga. No somos menos espirituales si no tenemos ninguna practica «espiritual». TODOS sin excepción alguna somos ya seres espirituales, sin importar lo que hacemos o no hacemos. Creer que existen seres espirituales y seres no espirituales es crear una separación que no existe. Ahora, creer que una persona «espiritual» podría no generar algún dolor en una relación, es una ilusión del ego. El dolor que podría causar una relación o los momentos difíciles de una relación nada tienen que ver con si la persona es o no es espiritual. 
 
Entonces, vamos a vernos los unos a los otros como iguales, como seres espirituales desde nuestra esencia; algunos más conscientes que otros de su esencia Divina, algunos asumiendo el reto de vivir desde su ser espiritual y al final todos siendo espirituales. Ahora, a lo que ella realmente quería referirse era a una pareja consciente y despierta, pero eso es ya otro tema que les compartiré en otro momento.

¿Somos todos seres espirituales? Si, sin ninguna excepción, todos ya lo somos.