Como te ven los ángeles

Los ángeles son seres de pura energía de amor y de luz, no tienen ego, no tienen mente. Vibran en un nivel muy alto y sutil de energía, vibran en un nivel muy diferente al nuestro, tampoco tienen un cuerpo.  En ellos no existe el juicio, solo vibran en amor puro, solo ven con ojos de amor incondicional, algo a lo cual todos estamos siendo llamados: vibrar en la frecuencia del amor incondicional donde no existe el juicio.

Cuando los ángeles te ven desde ese lugar de amor incondicional e infinito, no ven tus errores, no ven las veces que te has equivocado, cuando no has elegido siguiendo a tu corazón o cuando has lastimado a otros, no ven que te resistes a aprender una lección determinada. Nada de eso ven tus ángeles, porque nada de eso es real, jamás te has equivocado o has hecho algo mal. Cuando los ángeles te ven, ven pura energía de amor, ven una parte de Dios, una parte de la Luz del Creador en ti. Cuando los ángeles te ven, ven a un ser que está cumpliendo su misión en la tierra, que está recordando quien es realmente y a que vino. Ven que estás aprendiendo y haciendo lo mejor que puedes, ven tu alma brillar, ven la grandeza que hay en ti, ven todo tu potencial, ven todo lo que puedes lograr en esta vida. Tus ángeles ven los dones con los que naciste como los regalos que viniste a ofrecer al mundo, así que te ven como un regalo para tu familia, para tus amigos, para todos con quienes compartes. Tus ángeles ven tu fuerza, tu capacidad de reponerte en la adversidad, tu capacidad de crear, tu capacidad de ser feliz y disfrutar este viaje corto; ven la gran apertura de tu corazón al amor y el deseo que tienes de conectar con otros seres humanos desde la compasión. Tus ángeles ven la perfección que hay en ti en medio de la hermosa imperfección que nos hace humanos.

Cuando los ángeles te ven, ven tus alas extendidas, si, esas que tienes y que a veces olvidas, esas alas que te recuerdan que todo es posible, que los milagros si existen, que la magia de transformar tu vida si es posible. Cuando los ángeles te ven, ven tu versión más elevada, esa que viniste a encontrar y a exponer al mundo.

 

Ahora ve a un espejo y  date el permiso de verte como te ven tus ángeles.