¿Qué es lo más fácil para tí?

Y un día mis ángeles me susurraron: «Dejar de hacer lo que te resulta fácil, es empezar a abrir nuevos caminos, crear nuevas bendiciones». Pasé varios días leyendo una y otra vez este mensaje, meditando en lo que me producía, en la información Divina que había detrás de este. Lo que encontré es lo que deseo compartir contigo.
Cuando se presenta una situación que no es de tu agrado, cuando las cosas no salen como tu esperabas y tenias en mente, cuando deseas algo para tu vida y no llega, no se da … ¿Qué es lo que sueles hacer? ¿Cómo sueles reaccionar? Sí, eso que siempre haces. Quédate ahí explorando, observándote por unos minutos…. Encuentra la constante, el hábito, lo que sueles hacer, esa forma en la que siempre reaccionas. Empieza a darte cuenta que eso que estás escribiendo o que estás recordando, es justo lo que sabes hacer y como es lo que sabes hacer, ya lo haces muy bien y es lo que te resulta fácil hacer. Entonces, seguir haciendo, seguir reaccionando de la forma que nos resulta más fácil es justo aquello que impide crear nuevas posibilidades, nuevas bendiciones.
 
Vuelve la mirada a tu interior. ¿Qué es lo que está siendo más fácil para ti hacer cuando las cosas «no funcionan»? Te acompaño a explorar….observa si quizás lo fácil para ti es conectarte de inmediato con la queja, con echarle la culpa a alguien, con hablar mal de otros, quizás sea huir, salir corriendo, evitar resolver, dejar esa relación, renunciar, quizás sea quedarte callad@, no decir nada, tal vez lo fácil para ti este siendo quedarte en casa esperando que algo suceda, cuando en tus manos si está el hacer algo.
 
Ahora que ya identificaste eso que resulta fácil para ti y que bloquea crear nuevas bendiciones, vamos a escoger no hacer lo que nos resulta fácil y cómodo, para así crear nuevas posibilidades, nuevos caminos. 

¿Te animas a empezar a dejar esa reacción fácil para ti?