Cuando te aferras a alguien

Los ángeles están acompañándonos y preparándonos para poder recibir experiencias diferentes, llenas de luz y amor, para recibir nuevas bendiciones, metas que estaban pendientes, sueños, milagros, porque realmente Dios, el universo, la vida, tú alma le dice Sí a los anhelos de tu corazón, lo único que impide que se reciba todo esto es estar aferrado, agarradito a algo, alguien. Recuerda que con las manos, la mente y el corazón ocupados y cerrados, no es posible recibir, es necesario abrir las manos, soltar, dejar ir, no hacer fuerza, no resistir y  ese es un gran primer paso para recibir la ayuda de tus ángeles.

Momento de hacer una pausa, de verte, de sentirte, de reconocer los ciclos que están terminando en ti  y cerrarlos implica no estar aferrado a nada, no esperar a que algo diferente pase. Esto llevado a relaciones de pareja, implica cerrar realmente la relación cuando esta termina, mantenerte en la espera es cerrarte a la posibilidad de un nuevo y diferente amor.

En completa gratitud deja que la puerta se cierre y ábrete a nuevas posibilidades.