Aquello que nutre tu Alma

Últimamente he reflexionado sobre las actividades que aparecen en nuestro día, parece que estamos en una época en donde cada vez hay más por “hacer”. Nuestras agendas se llenan con responsabilidades, listas de cosas por hacer, listas de cosas que siguen pendientes, temas que se mueven entre lo necesario, lo urgente y lo prioritario. Actividades que van desde las tareas propias del trabajo, hasta actividades para el alma que terminamos agendando y convirtiendo en una tarea más.

Es en ese momento en donde ese listado de actividades se convierte en un listado de cosas que “debo hacer“, “me toca hacer“, muchas de ellas para sentirnos mejor, para vivir mejor; solo que cuando aparecen en el listado modo: “lo debes hacer” , “tienes que hacerlo”, incluso las actividades más placenteras terminan convirtiéndose en una tarea más y una fuente de estrés cuando al final del día no hiciste lo que estaba en tu lista: sacar la cita médica, llamar a una amiga, meditar antes de ir a descansar, leer ese libro súper recomendado, pintar el mándala, etc.

Asegurarnos de hacer lo que nutre, eleva y alimenta nuestra alma, es más que necesario en estos tiempos y no desde el lugar de “me toca hacerlo”, “sino lo hago es terrible”. Asegurarnos de hacer lo que nutre nuestra alma es un pedido de nuestro Ser Interior y hacerlo desde la liviandad y nuestro poder de elegir en qué y cómo invertir el tiempo y energía. Que nutrir nuestra alma, nuestro ser interior no se convierta en una tarea más, en una responsabilidad más. Hacer lo que nos nutre como una elección consciente y llena de placer, es el pedido de tu alma hoy.

¡Asegúrate de hacer lo que nutre tu Alma! Esto, es cuidar de ti.