Amar lo que ES, es cuidar tu energía

Esta claro que nosotros como seres humanos nos encontramos en algún momento de la vida con la responsabilidad personal de construir-nos vidas plenas, tranquilas y con propósito; esta es una tarea del Alma, es personal, no puede ser transferida a nadie más, cuando se transfiere a otro ya se ha perdido la tranquilidad, así que es imposible transferirle esa responsabilidad que es personal a otros y sentirse pleno.

Todos queremos sentirnos felices y plenos con la vida, deseamos evitar o alejarnos del dolor que además solemos confundir con sufrimiento, nadie voluntaria y conscientemente desea sufrir. Aprendimos por lo tanto a «estar bien» cuando sucede lo que deseamos y para nuestro juicio «está bien» y cuando sucede lo que no deseamos, quizás hemos evitado, nos ponemos mal, «estamos mal». Y la verdad es que muchas cosas sucederán como no las esperamos, se saldrán del guión que busca nuestra mente, varias cosas nos sorprenderán y no nos gustará.

Vivir comprendiendo lo anterior, es empezar a darnos paz, esa que viene de adentro y es duradera, aquella que no es consecuencia de lo que sucede, que es estable y permanente en el tiempo. La verdadera felicidad/tranquilidad dice SÍ a lo que ES, no hay resistencia a lo que sucede, lo acepta y se entrega a la experiencia, porque es solo eso, una experiencia.

Dejar de pelear por aquello que no puedo cambiar es cuidar mi energía, dejar de pelear por aquello que no puedo cambiar es confiar en la vida.

 

Elijo amar lo que ES y confiar en el plan de mi Alma.